Extracciones de Muelas del Juicio

Muchos pacientes preguntan: «¿Debo extraerme las muelas del juicio?» Las muelas del juicio, o el tercer conjunto de muelas, a menudo se extraen por varias razones. Para la mayoría de las personas, sus arcos dentales no son lo suficientemente grandes como para acomodar un tercer conjunto de muelas, por lo que en lugar de erupcionar adecuadamente, las muelas del juicio se impactan o se atascan debajo del hueso de la mandíbula o el tejido de las encías. Esto puede provocar infecciones recurrentes de las encías, formación de quistes y destrucción del hueso y los dientes adyacentes. Incluso si hay suficiente espacio y las muelas del juicio erupcionan adecuadamente, su posición en la parte posterior de la boca hace que sean difíciles de limpiar, lo que lleva a la acumulación de sarro y la formación de caries. Si está considerando los frenos o brackets, la extracción de las muelas del juicio es a menudo un requisito previo para ayudar a prevenir una recaída después de completar la ortodoncia.

Las muelas del juicio se sacan idealmente a una edad temprana, cuando el hueso es más blando y menos denso, y los dientes no están firmemente anclados en el hueso. Esto hace que la extracción sea más fácil y menos traumática. A medida que envejecemos, nuestro hueso se vuelve más denso y naturalmente acumulamos problemas de salud más generales, lo que hace que la extracción de muelas del juicio sea una fuente de mayor preocupación para nuestra salud en general.

¿Debería sacarle las muelas del juicio? Hable sobre los beneficios con su dentista. Incluso si actualmente no están causando problemas, él o ella puede determinar si están en condiciones de causar dificultades en el futuro. En tales casos, la extracción puede ser la mejor opción.