Endodoncias

Las endodoncias se realizan en dientes que han sufrido daño nervioso a través de caries extensas, fracturas o traumatismos. Si una caries crece lo suficiente, o si sufre una lesión en su diente, puede dañar el nervio, causando irritación, inflamación y finalmente, la muerte del nervio. Esto puede causar dolor, hinchazón e infección grave. En casos de necrosis dental, su diente puede sufrir daño nervioso sin signos o síntomas visibles hasta que su dentista lo descubra.

Al eliminar el nervio dañado limpiando y sellando los canales que lo albergaban, las endodoncias alivian el dolor y eliminan la infección sin pérdida del diente. Después de completar las endodoncias, la mayoría de los dientes requieren postes y coronas de porcelana para el éxito a largo plazo. Un poste de metal colocado en el canal ayuda a anclar el diente a la raíz. Un diente tratado con una endodoncia ha sido esencialmente «ahuecado», por lo que se requiere una corona para proteger el diente de una posible fractura.