Botox

Botox® se usa para relajar los músculos de la cara y el cuello que causan arrugas o dolor facial. El tratamiento puede hacer que sus líneas o arrugas faciales sean menos visibles o desaparezcan. Cuando se coloca correctamente, los músculos aún tienen movimiento, por lo que su cara no parece estar «congelada». Colocar la cantidad correcta de Botox® en los lugares correctos permite que las arrugas se relajen mientras mantiene la capacidad de hacer expresiones faciales naturales. Botox® también se puede colocar para tratar el dolor de cabeza, cuello y dolor de la articulación de la mandíbula.