Limpiezas profundas y la salud de sus encías…

La limpieza profunda es una limpieza más extensa debajo de la línea de las encías que se realiza para tratar la enfermedad periodontal. Cuando no se realizan limpiezas regulares profesionales cada seis meses, el sarro se acumula en la línea de las encías y se extiende por debajo del nivel de las encías hasta las raíces de los dientes. Esto causa inflamación de las encías (gingivitis) y pérdida gradual del hueso que sostiene los dientes (periodontitis), creando bolsas de encías más profundas entre los dientes y las encías donde las bacterias dañinas pueden prosperar. Si no se trata, esto puede provocar la pérdida de dientes.

Para diagnosticar correctamente lo que necesita, se realizan radiografías y un examen. Las imágenes de rayos X muestran la acumulación de sarro debajo de las encías, así como el nivel del hueso. La imagen de abajo muestra la acumulación de sarro (círculos rojos) y los niveles óseos (líneas amarillas), con la angulación del nivel óseo resaltando la pérdida ósea.

Durante una limpieza profunda, el sarro y las bacterias se eliminan por encima y, lo que es más importante, por debajo de la línea de las encías para reducir la inflamación y evitar una mayor pérdida ósea. Esto requiere anestesia local para mayor comodidad. Las limpiezas profundas generalmente se dividen en dos citas debido a la cantidad de tiempo y anestesia necesarios para limpiar la mitad de la boca.

Dado que el hueso perdido no se puede regenerar, estas profundas bolsas de las encías permanecerán incluso después de completar la limpieza profunda. Para seguir el ritmo del crecimiento bacteriano en estas profundas bolsas de las encías, las limpiezas de mantenimiento periodontal generalmente se realizan cada 3-4 meses después de una limpieza profunda. No se usa anestesia y se realiza toda la boca en una visita para estas limpiezas.

Deja una respuesta